febrero 12, 2009

Imperio Azteca: Inusual sepulcro. Los mexicas o Aztecas.


Fotos: BBC

En BBC Mundo, http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/news/ , se informa de un importante hallazgo de restos humanos que habrían pertenecido a guerreros aztecas de hace mas de 500 años:
"Un sepulcro con restos de unas 50 personas, que pudieron haber sido guerreros aztecas, fue descubierto en la ciudad de México.
El hallazgo, anunciaron los investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), fue hecho en la zona arqueológica de Tlatelolco, un importante centro construido por los aztecas en el siglo XIV.
Según los arqueólogos, el complejo funerario podría brindar información valiosa sobre las últimas rebeliones indígenas que siguieron al triunfo de Hernán Cortés en 1521.
Tlatelolco, que se ubica en el norte de la ciudad, fue junto con Tenochtitlán una importante zona religiosa y política del antiguo Imperio Azteca."


Esto nos lleva a lo que dice la historia y la antropología: el descubrimiento del otro, o de la “otredad” – pregunta fundacional de la antropología - en una de las gestas más significativas del descubrimiento de América: la conquista del Imperio Azteca.
Desde el punto de vista de la antropología -específicamente desde la inquietud inicial que la configura como ciencia al alero del paradigma clásico, que es la pregunta por el otro, por la otredad- la llegada a América de los conquistadores españoles, constituye el encuentro más asombroso de toda nuestra historia.

Tenochtitlán y Tlaltelolco, las mayores ciudades del imperio Azteca.
El Estado azteca era teocrático, pues el emperador era considerado de origen divino, y los sacerdotes tenían a su cargo numerosas funciones de gobierno, así como responsables de la preparación de las ceremonias religiosas y de los juegos rituales.
El Estado azteca tuvo una importante fuerza militar con la que logró una gran expansión territorial. La máxima extensión de los dominios se produjo en tiempos de Moctezuma, quien fuera el emperador azteca hasta la llegada de los españoles.

En 1518, los cobradores de impuestos de Moctezuma, emperador azteca, avistaron la segunda expedición de Juan de Grijalva y le informaron al gran tlatoani que habían visto a los dioses en medio del mar. Moctezuma ordenó guardar en secreto esa noticia, pero las profecías y los temores del monarca se cumplirían el 10 de febrero de 1519, cuando Hernán Cortés salió de Cuba con 11 barcos, 508 hombres y 16 caballos.

La primera reacción de Moctezuma a la llegada de Cortés fue recordar la profecía que anunciaba el "regreso por el oriente del dios Quetzalcóatl", e imaginar que el español era el dios encarnado que volvía a recuperar su trono. Moctezuma envió una gran cantidad de regalos a Cortés (oro, piedras preciosas, plumas), pues quería saber si eran hombres o dioses y la razón por la que venían a estas tierras. Cortés arribó a la gran Tenochtitlán el 23 de noviembre de 1519.

Después de una prolongada marcha, llegó Cortés con sus huestes a Tenochtitlán. Allí, Moctezuma los recibió y los hospedó en el palacio de Axayácatl, su padre. Días después, con el pretexto de que los españoles habían sido atacados en Veracruz, Cortés tomó preso al emperador, encarceló a otros nobles mexicas y dominó la ciudad.

Bueno, la historia nos relata el verdadero genocidio cometido por los conquistadores a millones de aztecas, cuya población fue diezmada en casi un 90 %, lo que habla de las dimensiones de esta masacre.



Link al tema: sepulcro azteca

No hay comentarios.:

El conocer en la experiencia.

Las experiencias, buenas o malas, nos entregan recursos mentales, los que, bien utilizados, nos sirven para hacer frente a las dificultades ...